Las lideresas en Nariño luchamos por la reivindicación de nuestros derechos

Roció Granja es una Lideresa que desde hace 30 años defiende los derechos de las víctimas de desaparición forzada en el departamento de Nariño, su lucha se centra en la búsqueda de la verdad, contribuyendo a generar garantías de reparación y no repetición.

- El conflicto armado arrebato de sus hogares a muchas personas, Según registros de la Unidad de Víctimas, Al menos 45.630 han desaparecido en Colombia, 5.579 casos sucedieron en Nariño. Para honrar su memoria y la de sus seres queridos, cada 30 de agosto se conmemora el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas. -

  • Imagen 02
  • Imagen 03
  • Imagen 01

Un 22 de noviembre de 1964, hace 57 años, nació en la ciudad de Pasto Rocío De Fátima Granja Moncayo, una mujer valiente, lideresa social y Defensora de los Derechos Humanos, Roció es sobreviviente y víctima directa del conflicto armado colombiano, lucha por las mujeres que al igual que ellas exigen garantías y reparación, actualmente hace parte de la iniciativa Prodefensoras liderada por ONU Mujeres, la Embajada de Noruega, en articulación con la Defensoría del Pueblo, en el marco del proyecto “Garantías para lideresas y defensoras en el ejercicio de promoción y defensa de los derechos humanos en Nariño, implementado por la Corporación Ocho de Marzo.

Rocío es una madre, apasionada por la escritura, la pintura y por realizar acciones en pro del bienestar de su comunidad; A lo largo de su vida ha tenido que enfrentarse con difíciles situaciones, como la desaparición de su esposo en el año de 1992, hechos que la marcaron e influyeron en su decisión de luchar por la reivindicación de los derechos humanos.

Actualmente, es la representante de la Asociación de Desarrollo Integral de Víctimas regional Nariño (ADIV), hace parte de la Mesa Municipal de Víctimas, de la Mesa Departamental de Víctimas de Desaparición Forzada-Gobernación de Nariño, de la Red Colombiana de Familiares de Personas dadas por Desaparecidas, del Concejo municipal de Paz y de la Red de Organizaciones de Mujeres Defensoras de derechos Humanos de Nariño. Siempre comprometida con su lucha, Rocío hace incidencia visibilizando esta problemática, contribuyendo para que nadie vuelva a sufrir el flagelo de la desaparición forzada y trabajando para reivindicar los derechos de las víctimas que ella representa.

“En juntanza abanderemos procesos para que como mujeres salgamos adelante y seamos capaces de transformar la sociedad”

Las acciones que adelanta la Corporación Ocho de Marzo en el marco de la iniciativa Prodefensoras han contribuido en gran medida en su formación personal y organizativa, gracias a esto Rocío se ha empoderado y ha fortalecido su liderazgo, “nos permitirá nutrirnos de nuevas experiencias y estrategias para nuestra protección, cuidado como líderes y defensoras de los derechos humanos “afirma ella.

“Gracias a mi proceso de liderazgo he aprendido a amarme, cuidarme y a descubrir que tengo muchos valores como mujer, he sido capaz de dar amor, respeto y me he aceptado a mí misma y a los otros”.

Los talleres de autocuidado y autoprotección que se han implementado como parte del proyecto han sido muy importantes para el proceso que adelanta con las Víctimas desde su organización (ADIV), pues se han convertido en una herramienta para que las mujeres que fueron golpeadas por la violencia, con las que esta valiente lideresa trabaja, puedan contar con herramientas que les permitan salvaguardarse y hacer parte activa de la sociedad como mujeres empoderadas, siempre buscando fomentar la equidad de género.

“Sigamos fortaleciendo los procesos encaminados en la resiliencia, para que las víctimas que fueron golpeadas por el conflicto armado se conviertan en el eje principal que aportara a la reconstrucción del tejido social”

Rocío centra su lucha en la reconstrucción del tejido social que fue quebrantado durante el conflicto, generando acciones de memoria histórica que permiten visibilizar a las víctimas y así avanzar en la reparación y en la garantía de no repetición. En la actualidad ella lidera semilleros con niños, niñas y jóvenes que le darán continuidad a estos procesos.

Una de las iniciativas en las que trabaja es la creación de un grupo coreográfico con la población que integra la asociación (ADIV), gracias a esto se han dado a conocer a nivel nacional e internacional “como ejemplos de superación ante el flagelo del conflicto”, afirma.

Rocío Granja nos invita a arroparnos las unas con las otras, a luchar a pesar de las dificultades que se representen en el diario vivir.

“Si unidas trabajamos por un bien común, lograremos que nuestra voz sea firme, decisoria y fuerte, así alcanzaremos nuestras metas con éxito, compromiso, responsabilidad y sentido de pertenencia, unidas somos más”.

  • Imagen 06
  • Imagen 05
  • Imagen 04

Demo

ENCUÉNTRANOS